Los fantasmas de jose luis cuevas

Los fantasmas de jose luis cuevas
Por Germaine Gómez Haro

El pasado jueves 2 de septiembre se presentó en el Museo José Luis Cuevas La más reciente producción gráfica Este artista titulado Las fantasmas del Centro Histórico. "La fibra" se reunió en una caja de caoba que lleva un estilizado broche de plata. El editor del proyecto es Ramón Carvallo, quien también debe realizar otras magníficas carpetas de creadores como Vicente Rojo y Sergio Hernández.

El director del taller, el pintor cubano y el maestro de las artes gráficas Luis Miguel Valdés, ha hecho hincapié en la importancia de diferenciar los términos "xilografía" y grabado en madera "a la fibra" o "al hilo", ya que en los últimos “de pie” o “de cabeza” que se emplea para la impresión de los periódicos en el siglo xix, mientras que el segundo es el apropiado para describir la técnica que aquí se alude. La madera “a la fibra” implica que el árbol está cortado a lo largo, mientras que la madera “de pie” resulta de un corte transversal. En inglés los términos están bien definidos como grabado en madera (para la madera “de pie” trabajada con buril) y grabado en madera (para la madera “a la fibra” trabajada con gubia). Sirva esta aclaración para entender las sutilezas que existen entre las muy diversas técnicas gráficas, sobre las que, lamentablemente, en nuestro país se carece de suficiente información.



Cabe mencionó la peculiaridad de la prensa que hizo posible este trabajo. Luis Miguel Valdés fue encontrado en el Museo de la Estampa el modelo Washington Press de 1881 que fue muy popular durante el siglo XIX y que actualmente se conserva como una reliquia en ese recinto. El maestro grabador consiguió esta prensa en el préstamo, la rehabilitación y la estrecha colaboración con Cuevas.

La importancia de este trabajo se debe a la primera incursión de Cuevas en el grabado en madera, después de tantos años de experiencia en otras técnicas. Comenta el autor que la experiencia fue fascinante y que se abrió toda una plada de posibilidades a desarrollar. Las cinco piezas revelan una frescura inédita y denota un cuidado extremo en su composición y factura, así como en la aplicación de los cinco colores combinados con armonía y elegancia en una gama de verdes, rosados, ocres, grises y negros.

El tema elegido por Cuevas para esta serie es, a la vez, un homenaje al Centro Histórico y una evocación al cúmulo de recuerdos que este artista lleva impregnados en su memoria desde la infancia, transcurrida en torno a la casa familiar ubicada en el Callejón del Triunfo. Desde sus inicios, la obra de Cuevas ha sido un estado permanente de las escenas que vivieron y los personajes que conocieron en diferentes parajes del centro capitalino. Conviven en sus composiciones las prostitutas de Cuauhtemoctzin y del Callejón del Órgano, con los seres marginados que recrean el largo camino de su trayectoria en un tono enigmático y estremecedor. A diferencia de sus grabados anteriores, en los que predominan las líneas finas, ágiles y trepidantes, se perciben aquí los trazos angulosos, los ritmos y los pronunciados que remiten directamente a las poderosas creaciones de los expresionistas de los principios del siglo pasado, como Edvard Munch o Karl Schmidt Rottlüff. Como ellos, Cuevas para las texturas de la propia madera, los anillos y los nudos que revisten su piel, para crear un fondo que se antoja matérico y que porporciona atmósfera y vida al grabado.

En la presentación de esta carpeta.

“La gubia de José Luis Cuevas ha sido publicado en el sur de la superficie de la teca. Las fantasmas del Centro Histórico de Palpitan en sus xilografías, caminan en sus noches y hablan en sus venas. Son el rumbo de su lápiz, el fluir de su tinta, los trazos sigilosos y certeros que evocan cuerpos y almas. "Son las visiones que inspiran al artista plasmadas en madera y papel".

Visita al catálogo de José Luis Cuevas.

Dejanos un comentario. .